1. Triturar todos los ingredientes con la ayuda de un robot de cocina, menos el aceite de oliva. Triturar bien hasta conseguir que quede una textura suave.
2. Añadir el aceite de oliva y acabar emulsionando.