Proceso

0/0 pasos hechos
  1. Primero decide si vas a hacer la tortilla en sartén u horno. En el caso que quieras hacer la tortilla en el horno, te recomiendo que empieces encendiendo el horno a 180ºC.
  2. Pon en remojo los tomates, 15 minutos en agua caliente o 30 minutos en agua a temperatura ambiente.
  3. Pela la cebolla y cortar en cubos o en medias lunas (lo que más te apetezca).
  4. En una sartén poner un chorro de aceite de oliva, saltea la cebolla. También puedes hornear la cebolla 8 minutos a 180ºC.
  5. Escurre bien los tomate secos, corta en trocitos pequeños y mezcla con la cebolla. Añade la albahaca seca y mezcla bien para que se impregnen todos los sabores.
  6. Bate los huevos, con una pizca de sal en un bol grande.
  7. Añadir las verduras y mezcla bien con una espátula.
  8. En el caso que lo hagas en el horno, forra una tartera (molde de tartas) con un papel de horno. Añade la mezcla. Hornea unos 20-30 minutos a 180ºC.
  9. Si te decides por sartén, calienta una sartén con una cucharada de aceite de oliva y añade el huevo con las verduras. Mueve un poco la sartén y ayúdate con una espátula o lengueta para ir separando los laterales de la sartén. También remueve un poquito para que cuaje.
  10. Da la vuelta a la tortilla con la ayuda de un plato plano de la medida un poco más grande que la sartén.
  11. Añade de nuevo la tortilla por la parte que aún no está hecha y deja que cuaje. Da la vuelta a la tortilla con el mismo plato de antes, hasta conseguir que quede cuajada.
  12. Sabrás que está hecha, tanto en horno como en sartén,  cuando la toques o la pinches y notes o veas que ha cuajado. Ha de quedar dorada. Acompañar con una buena ensalada verde.

  • Para los amantes de las tortillas con sabor, recomendamos esta tortilla de tomates secos que te sacará de un apuro más de una vez. ¿Y sabes por qué? Los tomates secos es un alimento que puedes tener guardado en un bote de cristal en tu despensa sin preocuparte por su caducidad. Para poderlos usar es tan sencillo como ponerlos en remojo, escurrir, trocear y añadir a tus recetas. Eso si, el tomate seco potencia el sabor de los platos.