Proceso

0/0 pasos hechos
  1. Limpia la quinoa con la ayuda de un colador debajo del grifo con agua hasta que deje de salir brurbujas. La quinoa tiene saponinas que hay que eliminarlas al lavarla con el agua.
  2.  En una cazuela pon a hervir el agua con la quinoa y la hoja de laurel. En cuanto empiece a hervir baja el fuego a medio. En 8 minutos estará listo. Enjuaga la quinoa y reserva. A mi me gusta la quinoa al dente.
  3. Al mismo tiempo desgrana los guisantes y reserva.
  4. Pela y trocea la cebolla en dados pequeños y lo mismo con el ajo y el puerro. En una sartén grande u olla baja pon un chorro de aceite de oliva y sofríe la cebolla junto el ajo y el puerro.
  5.  Pela y corta en dados pequeños la zanahoria y añádelo al sofrito. Añade también los guisantes desgranados.
  6. Lava los espárragos y corta la parte de tronco más fea. Un truco para saber lo que hay que desechar es cogiendo el espárrago por la base y partiendo el espárrago. Desecha la parte blanca y más fea. Corta la parte verde en trozos pequeños o el tamaño al gusto. Añade al resto de verduras. Remueve para que se mezcle bien y cocina unos 8 minutos más. Así conseguirás que el espárrago este en su punto.
  7.  Cuando las verduras estén listas, añade la quinoa y mezcla bien. Salpimenta a gusto, decora con perejil picado y disfruta en compañía.

  • Damos la bienvenida a la primavera con este delicioso plato combinando dos verduras de temporada de primavera. Deseosos estábamos de su llegada: los guisantes y los espárragos verdes, estos últimos conocidos por ser depurativos. Los guisantes son ricos en proteína vegetal pero bajos en calorías. Además de estabilizar los niveles de azúcar en sangre.

    Combinadas con el pseudocereal, la quinoa, queda un plato muy resultón, completo y nutritivo para sentirte ligero y sano.