Brownie salvaje sin huevo, sin gluten y sin lácteos

En esta família (y como en todas) siempre estamos celebrando, eso nos pasa por ser una familia grande, que siempre acabamos celebrando los cumpleaños de nuestros peques repetidamente.

Esta vez, tenía que preparar una tarta rápida, así que opté por preparar un brownie que siempre es fácil y se hornea rapidito. Por falta de huevos en casa (en casa del herrero cuchillo de palo), y aprovechando la oportunidad que muchos nos pedís también recetas de pasteles sin huevo, me decanté por sustituir los 2 huevos por harina de garbanzos y agua. La combinación de estos 2 ingredientes hace la misma función que el huevo. Existen muchísimas más opciones de sustitutos del huevo como por ejemplo las semillas de lino y la chía, entre muchos otros.

Para este brownie necesitarás:

Puedes perfectamente batir todos los ingredientes a la vez, a excepción de los trocitos de chocolate y nuez, pero otra opción es batir primero la harina de garbanzos con el agua para crear lo que sería el huevo e ir añadiendo el resto de ingredientes.

Engrasar un molde o poner un papel de horno en un molde y echar la masa. la masa ha de quedar bastante espesa. hay que ayudarse con una espátula.

Hornear a 180·C unos 20-25 minutos.

Dejar enfriar.

Si quieres hacer la presentación del brownie de la foto, llamado brownie salvaje, tienes que preparar el doble de cantidad y hornearlo en una bandeja grande. Una vez frio lo partes en 2. En una parte, untas mermelada de melocotón, y montas la otra parte encima. Espolvoreas con azúcar glass y listo!!! Y si aún lo quieres más salvaje y extra de chocolate puedes fundir una tableta de chocolate o preparar una crema de chocolate casera y esparcirla por encima del brownie, eso sí, siempre que ames el chocolate.

Para la crema fácil de chocolate casera, necesitarás:

  • Cacao puro en polvo
  • aceite de coco
  • sirope de agave, arce o azúcar.

En cuanto a cantidades siempre pongo la misma proporción de cacao puro en polvo y endulzante a no ser que lo deseemos más amargo. De aceite de coco la mitad. Por ejemplo: 1 cucharada sopera cacao puro en polvo, 1 cucharada sopera del endulzante escogido y 1/2 cucharada sopera de aceite de coco. Si el aceite de coco está duro, calentarlo un poco y añadir el resto de ingredientes. Remover y esparcir por encima de la tarta. Si necesitas más cantidad aumenta las proporciones.